Eslovenia: en casa en un país que no es el mío

[For English version, click here]

Un día leí sobre un país en el que existía un castillo en una isla en medio de un lago. Y entre más investigaba, más me daba cuenta cómo en ese país la naturaleza parecía ser siempre el enfoque principal.

Llegamos al aeropuerto pequeñito de Liubliana confiadas en nuestra ruta pero sin nuestras mochilas. En vez de eso, cada una salió cargando una bolsita con un cepillo de dientes, una camiseta, un desodorante, un peine y un tampón; cortesía de Turkish Airlines que dejó nuestras maletas en Estambul (pero todo bien, nos llegaron a domicilio al día siguiente).

En Liubliana, la capital verde europea, hay un aire de conciencia ambiental, plantas, puentes, agua, historia, música, calles pequeñas y un castillo desde donde se ve toda la ciudad y los valles que la rodean. Después de recorrerla casi entera, internalizamos su famoso eslogan:

img_4937

img_5092

img_5134

img_5143

img_5165

Para la siguiente parte del viaje, en la que recorreríamos varios puntos del país, rentamos un carrito que nos serviría de transporte, refrigeradora y clóset. Durante la ruta nos guiamos por el río Soča, un río verde-celeste que cruza varias regiones montañosas del país entre paisajes que se volvían de más en más rurales. Y es que mientras desentierro memorias de este viaje, pienso en que Eslovenia es así, como salida de un cuento y cubierta por una capa de verde.

IMG_5271.JPG

Todos los lugares que fuimos encontrando en el camino se nos fueron calando como pequeños descubrimientos personales. Por eso a cada uno le doy su espacio:

Cueva de Postoina: Esta cueva es una de las más grandes de Europa; tan grande que para visitarla primero hay que pasar 15 minutos en un pequeño tren eléctrico para luego continuar a pie. Las dos horas que estuvimos dentro fueron una experiencia para todos los sentidos. Exploramos pilares y cortinas de estalactita y estalagmita de todos los tamaños y colores. Además, la cueva mantiene una temperatura de 10 grados Celsius durante todo el año, lo que nos causó un poco de shock después de experimentar un calor incesante afuera.

img_5189

img_5188

Castillo de Prediama: Un castillo con un cuerpo ‘híbrido’; una parte creada por roca de montaña y otra por seres humanos. La estructura, que sale de la boca de una cueva profunda y está ubicada frente a un río y un precipicio, reclama atención desde el momento en que uno la ve y empieza a subir la colina para poderla visitar.

img_5212

img_5215

img_5228

img_5235

Costa de Piran: Ese mismo día partimos hacia este pueblito ubicado en la costa suroeste. Allí los carros no entran, las casas son coloridas, las calles pequeñas y todo el mundo se conoce. Era nuestra primera vez en el mar adriático, y para celebrarlo y seguir lo que parecía ser costumbre entre los visitantes, nos bañamos topless en el agua clara y calma mientras veíamos pasar peces de colores.

img_5259

img_5260

Lago Bohinj: Al cuarto día del viaje seguimos la ruta del río, pasando por carreteras llenas de curvas, adentrándonos entre los valles Julianos, y donde en ciertos puntos teníamos las copas de los árboles casi rozando el carro. Terminamos encontrando un campamento frente al lago Bohinj y pusimos nuestra tienda en medio de un bosque de pinos altos y delgados.

Este lugar en medio del Parque Nacional Triglav es sin duda el que más llevo calado en el corazón.

Abrimos una botella de vino en un muelle frente al agua, resguardadas por valles, neblina y un pedacito de luna, y por horas nos dedicamos sólo a observar.

img_5314

img_5284

img_5299

Yo siempre he tenido una fascinación con ver al mundo despertarse. Las madrugadas, los amaneceres y las mañanas en general, son mi parte favorita del día, así que a las 5:00am del día siguiente salí de la tienda para hacer yoga y tomar fotos. Al ratito el mundo se comenzó a mover, y fui sintiendo poco a poco cómo los ruidos subían decibeles pero a la vez daban señales de una convivencia pacífica entre humanos y naturaleza. Ese recuerdo todavía resuena en mí, porque ya me fui pero de alguna forma sigo allí.

img_5317

img_5322

img_5323

Lago de Bled: Dejamos como último destino aquel lago con la isla y el castillo. Pero para nuestra sorpresa, no fue lo que esperábamos; paisajísticamente era impresionante, pero la verdad que un poco muy turístico para mi gusto. De igual forma nos quedamos allí acampando, y a la experiencia se le sumó la historia de una tormenta nocturna:

Mi querida compañera de viaje tiene un poder especial para crear escenarios en su cabeza, así que mientras me rogaba que nos fuésemos a dormir al carro, también me detallaba todo lo que podría pasar si nos quedábamos: la tienda de campaña se iba a volar con nosotras adentro, un árbol iba a incendiarse con un rayo y a caernos encima, lodo caería de los valles y nos arrastraría hasta el lago (¿?), y así un sin fin de cuentos que creo son parte innata de la imaginación de una periodista :).

Al final, como buenas amigas buscando balance, yo me reía escuchando la lluvia mientras ella se tapaba los oídos; pero nos dormimos sin soltarnos las manos y sobrevivimos para contarlo.

img_5337

img_5347

Regresamos a Liubliana para entregar el carro y tomar el bus hacia Croacia. Pero como la aventura pareciera que nunca acaba, después que la Lin les contara a los del Rent-A-Car sobre nosotras y nuestro viaje, nos terminaron ofreciendo llevarnos a almorzar y darnos ‘ride’ entre la flota de carros de la empresa que se iba esa tarde de Liubliana a Zagreb. Durante el almuerzo nos tomamos unas cervezas mientras nos reíamos de la vida y las situaciones en las que nos metíamos. Eslovenia sin duda nos había tratado bien.

img_5358

[Cabe mencionar que estaré infinitamente agradecida con nuestros Couchsurfers, Luka y Tadeja, por abrirnos su casa y a los del Rent-A-Car por ‘escoltarnos’ de un país a otro con una sonrisa en la cara. Personas así, que te hacen sentir en casa en un país que no es el tuyo, sin esperar nada a cambio, son las que me dan fe a pesar de todo lo malo que vemos a diario.]

img_5155

 

 

Advertisements

2 thoughts on “Eslovenia: en casa en un país que no es el mío

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s